Taller de doblaje de los ELE de 2016

Este año los estudiantes del curso de verano de ELE (Español como lengua extrajera), que se celebró entre Julio y Agosto del 2016, en nuestras instalaciones en Vigo, acudieron a un taller de doblaje y no lo hicieron del todo mal. Se atrevieron con un gran clásico del cine universal y un capítulo de dibujos animados.

Juzguen ustedes, pero la verdad es que esta gente tiene madera…

Imagen de previsualización de YouTube

Imagen de previsualización de YouTube

Con las manos en la masa o a Adriá de tú.

               HOYcomemos  Comienzan  ya nuestros programas de formación Hands On! gastronómicos, culturales y lingüísticos para alumnos de Español como Lengua Extranjera.

PERO:

SI TÚ, que naciste hablando español, pero piensas que asustar el pulpo es pillarlo desprevenido, o que desbridar es dar rienda suelta  a tu imaginación en la privacidad de tu cocina, o que para albardar una carne tienes que encontrar primero una carnicería equina, o un maridaje es una cena a la luz de las velas, o que sudar las hortalizas es ir a comprarlas lo más lejos posible, andando, claro está… no estaría de más que le dieses una oportunidad a tu talento natural con el aprendizaje de un poco de técnica.

¡Te lo ponemos fácil! Te ofrecemos un taller práctico (tres horas semanales), en una cocina profesional, para que mejores la preparación y presentación de platos imprescindibles de la restauración contemporánea y sorprender así, a propios y extraños. Grupos de máximo 8 personas. 

Consulta horarios y promociones en el:  986116001// 986 227171.

ELE: Lectura del mes

Los asesinos lentos.

Pareciese que el mero título ya duele…

Esta novela de Rafael Balanzá (Alicante, 1969; premio Café Gijón 2009) es una novela policíaca muy “sui generis”, una extraña novela negra de humor negro.

Dos amigos, Cáceres y Valle se reencuentran después de muchos años, con vidas diametralmente opuestas: uno convencional, casado, con hijos, aburguesado; el otro, en la otra punta del contraste, músico de rock fracasado,… Valle, de repente, le comunica a su amigo «Te voy a matar. Ahora mismo, no, pero te voy a matar».  Y la vida de su amigo, cambia para siempre, se enloquece, se cuestiona, se derrumba, se tambalea, se deforma, se caricaturiza… empezando a morir desde que esta frase es pronunciada, como el implacable reverso de “una palabra tuya bastará para sanarme”… Del hombre feliz, convencionalmente feliz, pasamos al hombre que se descubre solo, vitalmente solo, parafraseando a J.R. Jiménez, instalado en “la soledad sonora” que implica un mundo lleno de ruidos que encubren silencios dramáticos, de seres acompañados terrible e irremediablemente solos.

Nada de Agatha Christie, sino mucho Kafka y ese aterrado suspense psicológico que supone siempre el hecho de estar vivo, con uno mismo y pensar sobre ello… Porque y.. ¿y si eso nos sucediese a nosotros?

Un libro que engancha desde la primera página.

 

 

 

ELE: Extrañas parejas.

¿A qué nunca nos hubiéramos imaginado que la palabra SAL (la que echamos a la comida) y el SALARIO (el dinero que nos pagan a final de cada mes trabajado) tuviesen el mismo origen?

La sal, que es la única roca mineral comestible y el condimento más antiguo del mundo, durante el Imperio Romano, no sólo no era vital para condimentar y preservar los alimentos, sino también por su valor antiséptico, de ahí que, principalmente a los soldados, se les pagase su sueldo en sal. Éste es el origen de la palabra salario.

Fijémonos también en otras palabras relacionadas con la sal: ensalada, salsa, salmorejo,…

 

Otra pareja curiosa: SUELDO / SOLDADO.

La palabra sueldo viene del latín solidus (sólido, estable), una moneda de oro que sustituía a la ya devaluada moneda romana de plata (el denario, de donde proviene nuestra palabra “dinero”). Los militares exigían cobrar el dinero que les correspondía en esta moneda de oro. Así, a los que se les pagaba un sueldo eran los soldados.

 

Éste, en látín, fue el primer cartel publicitario de lo que hoy conocemos como Restaurante: Venite ad me omnes qui stomacho laboratis et ego restaurabo vos (Venid aquí todos los que tengáis el estómago vacío y yo os lo restauraré). Y, en el siglo XVIII, lo que entendíamos por alimento restaurador era un caldo de carne. Así que, la palabra RESTAURANTE proviene de esos primeros establecimientos donde uno se podía tomar un restaurador CALDO DE CARNE

 

 Otra sorpresa: ¿Quién iba a decirnos que estos conjuntos musicales típicos mejicano, los MARIACHIS, tenían algo que ver con el MATRIMONIO?

 Una deformación del francés mariage (matrimonio, boda), dio lugar en Méjico a la palabra mariachi, grupos de música habituales en la celebración de los matrimonios.

http://www.youtube.com/watch?v=gXM8LjS-AOg

 

Otro parentesco sorprendente: VERDE /VERDUGO

Un verdugo era aquel encargado de ejecutar la pena de muerte a los presos condenados. Antes de la existencia de “tecnología” para matar, el castigo se realizaba azotando al preso hasta su muerte y ese azote se ejecutaba con unas varas verdes, de ahí el nombre de verdugo.

 

Por cierto, cerca de Vigo, si nos gusta pescar truchas o simplemente enamorarnos de un paisaje de cuento, en Pontecaldelas, tenemos un río llamado Verdugo, cuyo nombre no es más que un ejemplo de traducción errónea al castellano. En gallego, “verduxo” significa verduzco, de color verdoso,… y éste debería ser su nombre en castellano si lo tradujésemos, “Verduzco” y no “Verdugo”.